La hormona social: oxitocina

Hoy a diferencia de post anteriores no hablaremos de virus. Igualmente esperamos que encontréis interesante el tema!

¿Alguna vez habéis deseado que todo el mundo aceptara vuestras ofertas?

¡Os presento a oxitocina, la cual puede convertir vuestros sueños en realidad!

La oxitocina es una hormona que se encuentra en nuestro cuerpo y se encarga de funciones tan esenciales para el ser humano como promover la contracción uterina durante el parto o activar la secreción de leche ante la succión del bebé en el pezón.

Pero como podréis imaginar, sus funciones van más allá, ya que difícilmente conseguiremos el poder social del que hablábamos simplemente secretando leche materna o contrayendo el útero.

Además de las acciones a nivel periférico comentadas, esta hormona también tiene efectos en el cerebro y en el comportamiento. Por ejemplo, se ha visto que está implicada en la unión de parejas, el cuidado maternal, el comportamiento sexual y la formación de vínculos sociales en general. Por tanto, juega un papel importante en la formación de apego social.

Pero, ¿cómo lo hace? Se cree que todo se reduce a que altos niveles de oxitocina llevan a un aumento de confianza y reducción del miedo social, lo que favorecería el acercamiento en todas estas relaciones sociales y, a su vez, permitiría que se aceptasen con más facilidad las ofertas. El sustrato neurológico responsable de este efecto sería la inhibición de la actividad de la amígdala, la cual es responsable de las respuestas al miedo. Recientemente se ha visto que solamente inhibe algunas de estas respuestas al miedo, como la paralización, ya que otras las deja intactas, como la sensación del miedo, lo que permite al individuo actuar contra el peligro.

¿Tiene alguna aplicación clínica? Sí, ya que podría utilizarse para tratar trastornos mentales relacionados con disfunciones sociales, como la fobia social o el autismo.

Si ya estáis pensando en comprar oxitocina en cantidades industriales, sabed que de momento esta hormona solamente se comercializa para promover sus funciones periféricas, como inducir el parto. Pero no hace falta complicarse tanto: si queremos aumentar los niveles de oxitocina, basta con un simple abrazo o una caricia. Así que ya sabéis… Love is in the air!

Sin embargo, no todo son ventajas, puesto que podría realizarse un mal uso de esta hormona. Por ejemplo, abusando en negocios o incluso en relaciones interpersonales.

 

Más información

  • Michael Kosfeld, Markus Heinrichs, Paul J. Zak, Urs Fischbacher, Ernst Fehr. “Oxytocin increases trust in humans”. Nature. 435:673-676.
  • Daniele Viviani, Alexandre Charlet, Erwin van den Burg, Camille Robinet, Nicolas Hurni, Marios Abatis, Fulvio Magara, Ron Stoop. “Oxytocin Selectively Gates Fear Responses Through Distinct Outputs from the Central Amygdala”. Science, Vol. 333, 1 de Julio de 2011. DOI: 10.1126/science.1201043
About these ads

Publicado el julio 3, 2011 en Curiosidades. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 Comentario.

  1. Sorprendene!!!!. Este me ha gustado mucho.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: