Archivo de la categoría:

¿Cómo lo hacen los virus para infectarnos?

Los virus son elementos acelulares muy simples, por lo que necesitan infectar otras células para poder llevar a cabo su ciclo reproductivo, es decir, necesitan vivir de otros ya que por sí mismos no pueden.

Pero… ¿por qué un virus no puede vivir de forma independiente sin depender de nadie? Muy sencillo, los virus solo contienen la información necesaria para reproducirse, pero no la maquinaria para llevarlo a cabo, es decir, tienen toda la información para producir las diferentes partes que lo componen, pero no cuentan con la maquinaria para llevarlo a cabo. Es por eso que necesitan infectar una célula huésped, la cual sí que tendrá la maquinaria y así ellos solamente le tendrán que dar las instrucciones.

Para establecer la infección, es necesaria la entrada de miles de virus al huésped, por ejemplo humano, a través de las diferentes vías de entrada (boca, nariz, etc.). Sí, habeis leido bien, miles de virus son los que entran en nuestro organismo y únicamente uno o dos conseguirán infectarnos, si es que lo consiguen, y el resto morirá en el intento, vencidos por nuestras defensas. Por lo tanto, una de las características principales para que un virus sea infeccioso será su capacidad para evadir las defensas del huésped.

Seguidamente, el virus intriduce su material genético (ARN o ADN) en la célula huésped mediante distintas estrategias. De esta manera, el virus lo que hará es integrar su genoma al de la célula y hacer de este modo que la propia célula a la que está infectando produzca copias del virus. Es decir, gracias a la integración del genoma, la maquinaria de la célula confundirá su propio genoma con el del virus y producirá las proteinas virales, las cuales una vez producidas, se ensamblarán para acabar dando lugar a nuevos virus.

Miles de copias del virus original resultarán de este proceso y, una vez formadas completamente, se liberarán pudiendo destruir o no la célula donde se hospedaban e irán a infectar nuevas células para volver a iniciar el proceso.

Así, las otras dos características que harán de un virus que sea infeccioso serán su capacidad para pasar de una célula huésped a otra y la de replicarse dentro de la célula huésped. En el proceso de pasar de una célula a otra los virus serán capaces de inducir comportamientos, como puede ser el estornudar o la tos, típicos del virus de la gripe, ya que de esta forma se liberaránn miles de gotas, cada una de las cuales contendrá millones de virus, los cuales serán capaces de infectar nuevas células.
Después de todo lo explicado, en cuanto a la virulencia de los virus, ¿qué creéis que será más provechoso para el virus? ¿ser muy virulento y causar la muerte del huésped ó ser poco virulento y limitar mínimamente las capacidades del huésped?

Esperamos vuestros comentarios…;)

Pero… ¿Qué es un virus?

Estamos seguros de que todos habéis oído hablar de ellos millones de veces, sobre lo malísimos que son, lo peligroso que puede ser que uno te infecte y lo importante que es abrigarse en invierno para que no te puedan atacar. Pero cuando intentamos describir qué es exactamente un virus nos cuesta mucho encontrar palabras para explicarlo, y seguramente es por que tampoco lo tenemos muy claro. ¡Así que hoy intentaremos solucionar todas estas dudas!

Para empezar os contaremos que el propio nombre, virus, deriva del latín y significa veneno, así que nos va a costar haceros ver que no todos son malos, los pobres lo llevan hasta en el nombre…
Como también sabréis los virus son extremadamente pequeños, más que las células, y es que para poder ”vivir” necesitan meterse dentro de células, que pueden ser tanto de animales, plantas o bacterias.

Los virus están formados por tres estructuras que son, el material hereditario, la cápside y la envoltura. El materia hereditario es el material genético en que se trasmitirá la información y puede ser ADN (como en los humanos) o ARN. La cápside es una especie de cubierta hecha de proteínas que protege el material hereditario cuando el virus está fuera de las células. La envoltura no está presente en todos los virus, y es una cubierta adicional que se sitúa por encima de la cápside y está formada por lípidos.

Para intentar evitar confusiones, esto será todo por hoy, pero en el siguiente post de esta sección os explicaremos entre otras muchas cosas, cómo se lo hacen los virus para poder infectar y propagarse, por qué algunos virus no causan enfermedad y otros sí y por qué algunos virus tardan años en causar problemas.

Pero antes de terminar nos gustaría mostraros unas imágenes para que veáis lo diferentes que pueden ser los virus entre ellos.

En la primera imagen podéis ver el virus del sarampión, que puede infectar a humanos, en la segunda el virus del mosaico del tabaco, que infecta a plantas y en la última un bacteriófago, es decir un virus que infecta bacterias.

¡Un saludo y seguid infectando!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: