¿Es necesario vacunar a todo el mundo?

Una epidemia requiere dos condiciones claves para prosperar. La primera es la presencia de un patógeno que emplee a su huésped para replicarse y propagarse. La segunda es una población de portadores adecuada para que el proceso de infección sea efectivo.

Durante una epidemia hay individuos sanos que pueden infectarse y individuos infectados, que pueden recuperarse o bien contagiar a aquellos con los que entra en contacto, con un una probabilidad de infección que depende de la eficiencia del virus para saltar a nuevos individuos.

Si la probabilidad de infección es alta, el fenómeno de propagación se parecerá a un incendio que encuentra pastos secos por todas partes. Si es baja, la epidemia no dispone de suficiente patogenicidad como para propagarse, de manera que dominará  la recuperación sobre la infección y desaparecerá.

Este escenario de todo-o-nada es de enorme importancia, ya que nos indica que se requiere una capacidad mínima de infección que si no es alcanzada impide que la población propague la enfermedad. Con lo cual hay un umbral crítico y si los patógenos no pueden alcanzar este umbral simplemente desaparecen.

Actualmente no es necesario vacunar a todo el mundo, ya que  por aproximaciones matemáticas y experimentales, podemos conocer la eficiencia de infección del virus y estimar donde estaría el umbral crítico, con lo cual podemos calcular cuantas personas hacen falta vacunar para que la pandemia desaparezca.

Si vacunamos a una cantidad suficiente de individuos, éstos harán de barrera de propagación, dificultando la aparición de un proceso epidémico, y si el número de individuos inmunizados es lo bastante grande, el umbral crítico se desplazará a la derecha, de esta manera, el patógeno deberá ser aún más eficiente para superar el nuevo umbral y es muy posible que no lo consiga, ya que implica cambios drásticos en su genoma que no se dan con facilidad.

En este concepto descansa en gran medida la efectividad de las vacunas, no sólo como prevención individual sino como arma para protegernos de la aparición de pandemias.

Fuente: Ricard Solé. Redes complejas: del genoma a internet. Tusquets Editores, 2009.

Publicado el junio 13, 2011 en Curiosidades. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Hola Mundoviral veo que estais de vuelta. Siempre he sido un defensor de la vacunación y despues de leer este artículo me reafirmo. Muy gráfico y fácil de comprender. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: