Archivo de la categoría: Vacunas

La vacuna contra el virus del papiloma humano

Mucho se ha dicho y escrito sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano para la prevención del cáncer de cuello de útero. Así, en el post de hoy intentaremos echar un poco de luz al asunto.

Existen dos maneras para prevenir la aparición del cáncer de cuello de útero, que son el diagnóstico antes de que se produzca el cáncer y las vacunas.

Encontramos dos tipos de vacunas, ambas muy  efectivas para la prevención. Una de ellas, la que se administra contra los tipos más agresivos de virus, lleva lo que llamamos un adyuvante, substancia que hace que la respuesta inmune de la persona vacunada se eleve muchísimo respecto a la no-vacunada. Así, como dijimos en el post sobre el VPH, la respuesta inmunitaria que produce este virus es muy baja, por lo que con la vacuna lo que estaremos haciendo es que cuando una persona entre en contacto con el virus su respuesta inmune sea mucho mayor y así evitar que la infección de este virus prevalezca hasta causar cáncer al cabo de muchos años (20-30).

El impacto que ha tenido la vacuna en los diferentes países ha sido muy diferente, aunque la media se encuentra alrededor del 70% aproximadamente. Aquí en España de momento ya se lleva 2 años vacunando y existe una cobertura del 77%. La edad recomendada de vacunación se encuentra entre los 10 y los 25 años aprox. aunque se recomienda sobre todo la administración de dicha vacuna antes de mantener relaciones sexuales (mujeres vírgenes) ya que como hemos dicho la vacuna es preventiva, es decir, previene contra la infección, así que siempre será más efectiva mientras con hayamos estado en contacto con el virus.

En cuanto a los efectos secundarios de la vacunación, encontramos el síncope, sobre todo ayudado por el nerviosismo ante el hecho de encontrarse ante una nueva vacuna y muy mediática; además de los mareos, náuseas y cefaleas. Estos efectos secundarios se deben de tener en cuenta sobre todo por su efecto mediático, ya que como todos sabemos se trata de una vacuna muy mediatizada, sobre todo a partir de dos casos que se dieron en Valencia al principio de iniciarse la campaña de vacunación.

No obstante, cabe destacar que las dos niñas de Valencia, las cuales sufrieron efectos adversos muy importantes, fueron casos muy excepcionales y que no se correspondían con la realidad de la vacuna.

Ya para finalizar, se está empezando a hablar de administrar la vacuna de forma general también a niños, no únicamente a niñas como se viene haciendo en los últimos años, ¿estaríais de acuerdo en que se vacunaran ellos también, o por el contrario, creéis que se trata de una medida innecesaria? Por otro lado, ¿estáis a favor de vacunarse o creéis que los efectos secundarios son suficientemente importante como para rechazar la idea?

Aquí os dejamos un enlace por si queréis obtener más información sobre el tema: http://www.cancer.gov/espanol/cancer/hojasinformativas/vacuna-VPH

Staff de Mundoviral, 😉

Anuncios

Engañando al cuerpo… ¡las vacunas!

Si de pequeños había una palabra que nos atemorizaba esa era vacuna, y seguro que todos hemos soltado alguna lágrima cuando nos tenían que pinchar.

¡Qué horrible tortura! ¿Para qué nos tienen que pinchar? ¿ Y por qué hay tantas?  Para la hepatitis,  polio, tosferina, sarampión, tétanos…

Pues eso vamos a ver hoy, para qué sirven las vacunas.
Una vacuna es un preparado que contiene fragmentos de patógeno, y gracias a estos fragmentos nuestro cuerpo será capaz de crear una protección que atacará el patógeno la próxima vez que lo vea. Es decir, la vacunación consiste en una especie de engaño al cuerpo, lo que se hace es inyectar un patógeno que no te puede causar mal estimulando la generación de protección.

Es importante destacar que existen dos tipos de vacunas, que se clasifican según lo que se inyecta en:
Vacunas vivas o atenuadas: contienen el organismo patógeno vivo, pero ha sido modificado y el pobre ha dejado de ser nocivo. Este tipo de vacunas son muy eficaces y protegen muy bien frente a la infección.

Vacunas muertas o inactivadas: en este tipo de vacunas solo encontramos  fragmentos del patógeno o el mismo patógeno, pero tan machacado que no puede ni infectar. Estas vacunas confieren una protección menos duradera que las anteriores y es común tener que repetir la vacunación al cabo de unos años.

Para acabar nos gustaría decir que gracias a las vacunas se han podido erradicar patógenos causantes de enfermedades muy graves y mortíferas, como por ejemplo la viruela. A pesar de las corrientes ideológicas que se alzan contra las vacunas, a día de hoy la realidad es que son la mejor protección de la que disponemos frente a muchos microorganismos nocivos.

En fin, esto es todo por hoy queridos infectados 🙂

Staff de mundoviral.

A %d blogueros les gusta esto: